Espiritual:

  • Se muestra comprometido con los principios católicos y franciscanos.
  • Conoce la vida y obra de san Francisco de Asís.
  • Se siente comprometido con la axiología franciscana.
  • Participa y motiva de las celebraciones y jornadas espirituales.
  • Acompaña, anima y orienta espiritualmente a la comunidad educativa.

Personal:

  • No deja de esforzarse por mejorar y es honesto.
  • Cuida su presentación personal.
  • Es amable y fraterno.
  • Manifiesta capacidad de liderazgo y organización.

Académico:

  • Coordina, anima y orienta el trabajo pedagógico.
  • Promueve el compromiso y la participación de la comunidad educativa.
  • Conoce los lineamientos pedagógicos y coordina su aplicación.
  • Participa en jornadas, cursos, talleres, seminarios, congresos.

Social:

  • Demuestra discreción, tino, respeto y prudencia en el trato con todos.
  • Favorece con su actitud un buen clima institucional.
  • Participa activamente en actividades institucionales.
  • Es puntual y responsable.
  • Desarrolla una actitud de cordialidad, respeto y diálogo.
  • Establece niveles de diálogo y participación con los padres de familia.