PERFIL DEL DOCENTE DE PRIMARIA Y SECUNDARIA.

Espiritual:

  • Se muestra comprometido con los principios católicos.
  • Participa y motiva en las celebraciones y jornadas espirituales.
  • Conoce la vida y obra de san Francisco de Asís.
  • Se siente comprometido con la axiología franciscana.

Personal:

  • Se adapta a situaciones nuevas.
  • Busca incesantemente ser coherente con aquello que enseña, no deja de esforzarse por mejorar y es honesto.
  • Cuida su presentación personal.
  • Es amable y fraterno.
  • Practica hábitos de orden y limpieza en el aula y en su persona.

Académico:

  • Asume con plena convicción los principios de su misión como educador católico.
  • Conoce las exigencias de su rol de maestro en el nivel y grado correspondiente.
  • Manifiesta dominio y organización en su trabajo dentro y fuera del aula.
  • Conoce y aplica estrategias de aprendizaje para desarrollar competencias y capacidades acordes a las características del nivel y grado.
  • Promueve la participación activa e investigación en sus estudiantes.
  • Hace uso pertinente de las Tic para el logro de los aprendizajes.
  • Tiene en cuenta los estilos y ritmos de aprendizaje de sus estudiantes.
  • Participa en jornadas, cursos, talleres, seminarios congresos que fortalezcan su trabajo pedagógico.

Social:

  • Demuestra discreción, tino, respeto y prudencia en el trato con sus estudiantes, colegas, padres de familia, personal administrativo y de servicio.
  • Favorece con su actitud un buen clima institucional.
  • Participa activamente en actividades institucionales.
  • Es puntual y responsable en las acciones confiadas.
  • Desarrolla una actitud de cordialidad, respeto y diálogo con los estudiantes.
  • Establece niveles de diálogo y participación con los padres de familia.
  • Mantiene una buena presencia física y que sepa acompañar al estudiante.