El  Colegio   Franciscano   San  Román,   asume  el modelo pedagógico a considerar en la Institución, que promoverá nuestras experiencias y pensamientos para desarrollar un MODELO que oriente nuestra práctica pedagógica, para responder a las exigencias de una educación que permita a los estudiantes comprender la realidad y comprenderse; ser actores y colaboradores, con espíritu franciscano, de la sociedad que vivimos y vivirán, en concordancia con su Filosofía, Misión,  Visión y Objetivos Institucionales.

ENFOQUE EDUCATIVO

La práctica pedagógica del Colegio Franciscano San Román se basa en el enfoque educativo Socio Cognitivo Cultural con visión franciscana que se sustenta en las Teorías Constructivistas del Aprendizaje.

Este paradigma explica qué procesos mentales utiliza el estudiante para aprender, qué capacidades, destrezas, habilidades necesita para desarrollar su potencial de aprendizajes dentro de un contexto social concreto.

  1. ES HUMANISTA porque sitúa al niño y adolescente como el centro de su atención, promoviendo su desarrollo integral. Se promueve y defiende a la persona como centro del quehacer educativo, ser creado por Dios a imagen y semejanza, y por ende ser relacional, llamado al encuentro con el Otro, a fin de lograr la comunión, vivir en fraternidad. Esta alteridad define su vocación al Amor. En ese sentido, el estudiante, su familia y los educadores son los agentes fundamentales en torno a los cuales se toman las decisiones curriculares, teniendo en cuenta sus intereses y necesidades, ayudándolos a desarrollar su autonomía para la construcción de su proyecto de vida en una auténtica civilización del amor. Se favorece la práctica y vivencia de valores y virtudes humanas, sociales y cristianas, inmanentes como las trascendentes, aquellas que solo dependen de la Gracia, promoviendo un espíritu solidario, comprometido con la Nueva Evangelización, solidario para la justicia y la paz en el reino de Dios, defensor de la vida y dignidad de la persona humana y promotor del cuidado de la creación (ecológico). Fomenta el aprecio por las personas: promoviendo la dignidad y derechos del ser humano: atendiendo de manera preferencial a los pobres y marginados a través de programas cristianos de servicio y caridad. Finalmente, se promueve la formación de la persona en todos sus aspectos los inmanentes y trascendentes, pues siendo seres perfectibles, con limitaciones, a la vez son llamados a la Redención y a ser Hijos de Dios; cultivando su espíritu interior y autoconocimiento, para que sea capaz de plantearse un proyecto de vida cristiano abierto y dispuesto a entrar en la Voluntad de Dios, como lo hizo san Francisco de Asís en su momento, interesado en conocer su cultura local y global a partir de una visión crítica y holística de la realidad.
  2. ES SOCIO-CULTURAL porque toma como referencia fundamental el contexto donde se desarrolla el proceso educativo y puede ser adecuado a las características de cada comunidad, tomando en cuenta la realidad cultural étnica y lingüística de cada contexto. Esto permitirá a las personas aprender a convivir y a desarrollar una acción transformadora para contribuir al desarrollo del proyecto País donde exista paz con equidad.
  3. ES COGNITIVO, porque privilegia el desarrollo de capacidades intelectivas del niño y adolescente permitiendo un desenvolvimiento óptimo de sus estructuras mentales. Se pone énfasis en el «aprender a ser», el «aprender a aprender», el «aprender a pensar», y el «aprender a hacer», de acuerdo con los propios ritmos y estilos de aprendizaje personal. Se considera que el desarrollo cognitivo está vinculado a las estructuras socio-afectivas de la persona.